miércoles, 17 de febrero de 2010

CUENTO: LA VENTANA ABIERTA, de H.H MUNRO, SAKI

solitario

Los relatos de H.H Munro, Saki, son sorprendentes y no precisamente alegres. Pese a ello, leerlos da la impresión de situaciones verosímiles. Me agrada cierta elegancia que observo en sus frases, un armonioso encadenamiento entre palabra y pensamiento. Triste final....en la vida del propio Saki.

La Ventana Abierta 

Mi tía bajará dentro de un momento, Sr. Nuttel dijo una niña de 15 años muy dueña de si. Mientras tanto le tocará conformarse conmigo.
Framton Nuttel se esforzó por decir algo que halagara apropiadamente a la sobrina presente sin descartar de modo desconsiderado a la tía por venir. Personalmente dudaba más que nunca de que esas visitas formales a una serie de personas completamente extrañas sirvieran mayor cosa para ayudar a la cura de nervios que, según se suponía, estaba siguiendo.
- Yo sé qué va a pasar le dijo su hermana cuando él se estaba preparando para emigrar a ese retiro rural ; te vas a enterrar allá abajo sin hablar con un ser viviente, y con el atontamiento vas a tener los nervios peor que nunca. Te voy a dar cartas de presentación para todas las personas que conozco allá. Algunas hasta donde me acuerdo, eran muy agradables.
Framton se preguntaba si la Sra. Sappleton, a quien le traía una de las cartas de presentación, entraría en el departamento de las agradables.
¿Conoce mucha gente de por aquí? ? le preguntó la sobrina cuando le pareció que ya habían tenido suficiente comunicación silenciosa.
- Casi a nadie,  dijo Framton mi hermana estuvo aquí en la parroquia, como sabe, hace unos cuatro años, y me dio cartas de presentación para la gente del lugar. Dijo esto último en un tono evidente de excusa.
¿Entonces, prácticamente no sabe nada de mi tía? -continuó la segura jovencita.
- Sólo su nombre y dirección- admitió el visitante. No sabía si la señora Sappleton era casada o viuda. Algo indefinible en la habitación parecía sugerir la idea de que allí viviera un hombre.
- Su gran tragedia ocurrió apenas hace tres años -dijo la niña -, eso fue después de la época en que estaba su hermana.
- ¿Su tragedia? -preguntó Framton; le parecía de algún modo que encontrar tragedias en esa región de descanso estaba fuera de lugar.
- Usted se preguntará, tal vez, por qué mantenemos esa ventana abierta de par en par, en una tarde de octubre - dijo la sobrina, indicando una gran puerta ventana que se abría sobre un prado.
- Hace mucho calor para esta época del año - dijo Framton -; ¿pero esa ventana tiene algo que ver con la tragedia?
- Por esa puertaventana, hace exactamente tres años, salieron el marido y los dos hermanos menores de mi tía, para su sesión de tiro del día. Jamás volvieron. Al cruzar el pantano para ir a su lugar favorito para tirarle a las becadas, a los tres se los tragó un fangal traicionero. Había sido un verano húmedo espantoso y pedazos de terreno que otros años habían sido seguros, se hundían sin saber a qué horas. Sus cuerpos nunca se recobraron. Eso fue lo peor de todo -aquí la voz de la niña perdió su entonación segura y se quebró de modo muy humano -. La pobre tía piensa que volverán algún día, ellos y el perrito de cacería que se hundió con ellos, y que van a volver a entrar por esa puerta como siempre lo hacen. Por eso es que se deja abierta la puertaventana todas las tardes hasta cuando ya está completamente oscuro. La pobre tía me ha dicho muchas veces cómo salieron, su esposo con su chaqueta impermeable blanca en el brazo, y Ronnie, su hermano menor, cantando ¿Bertie, por qué brincas? como siempre lo hacía, en broma, porque ella decía que la canción le ponía los nervios de punta. ¿Sabe una cosa? a veces en tardes tranquilas como esta tengo la idea soterrada de que van a entrar por esa puerta ventana...
Terminó con un ligero estremecimiento. Para Framton fue un alivio ver entrar a la tía con un millón de excusas por demorarse tanto en aparecer.
- Espero que Vera lo haya estado entreteniendo - dijo.
- Me ha dicho cosas muy interesantes - dijo Framton.
- Ojalá no le moleste la ventana abierta - dijo la señora Sappleton en tono ligero -, mi marido y mis hermanos ya regresan de su cacería, y siempre entran por allí. Hoy han estado cazando becadas en los pantanos, de modo que me van a volver un asco mis pobres tapetes. Como siempre los hombres, ¿cierto?
Charló alegremente sobre la cacería y la escasez de aves, y sobre la esperanza de patos en el invierno. A Framton, todo eso la parecía el horror puro. Hizo un esfuerzo desesperado pero no completamente exitoso para llevar la conversación a un tema menos espantoso; se daba cuenta de que la dueña de casa le prestaba apenas un fragmento de su atención, y de que sus ojos constantemente miraban más allá de él hacia la ventana abierta y el prado que estaba detrás. Era una coincidencia verdaderamente desgraciada que él estuviera haciendo su visita en ese trágico aniversario.
- Los médicos están de acuerdo en aconsejarme completo reposo, abstenerme de excitaciones mentales y evitar cualquier clase de ejercicio violento - anunció Framton, quien partía de la base de esa ilusión bastante difundida, según la cual los complementos extraños y las amistades casuales están hambrientas de conocer, hasta el más insignificante detalle, las enfermedades de que uno sufre, sus causas y su manera de curarse. -En materia de dietas no están tan de acuerdo - prosiguió.
- ¿No? - dijo la señora Sappleton con una voz que fue reemplazada por un bostezo en el último momento. Luego, de pronto, puso evidente atención pero no a lo que estaba diciendo Framton.
- ¡Por fin llegaron! - exclamó -. apenas a tiempo para el té, y no parecen venir embarrados hasta las cejas!.
Framton, un poco trémulo, se volvió hacia la sobrina con una mirada que pretendía llevarle su piadosa comprensión. La niña miraba a través de la ventana abierta con ofuscación y horror en los ojos. Con un escalofrío de miedo innombrable, Framton se dio vuelta en su asiento y miró en la misma dirección.
En la creciente penumbra tres figuras atravesaban el prado hacia la puertaventana, todos llevaban escopetas bajo el brazo, y uno de ellos, además, llevaba una chaqueta blanca colgando de los hombros. Un cansado perro de cacería castaño los seguía pegado a sus talones. Se acercaban a la casa sin hacer ruido, y de pronto una voz ronca y juvenil comenzó a cantar desde la sombra: Te lo dije Bertie, ¿por qué brincas así?. Framton agarró desesperadamente su bastón y su sombrero, apenas si notó la puerta del salón, la entrada de gravilla, y la puerta del frente en su retirada a la carrera. Un ciclista que venía por el camino tuvo que estrellarse con el seto para evitar atropellarlo.
- Aquí estamos, querida - dijo el que llevaba la chaqueta blanca al entrar por la puertaventana -; había bastante barro, pero la mayor parte está seca.
¿Quién era ese que salió corriendo apenas entramos?
- Un hombre sumamente extraño, un tal señor Nuttel - dijo la señora Sappleton -; no podía hablar sino de sus enfermedades, y salió corriendo sin decir una palabra para despedirse o excusarse cuando ustedes llegaron. Parecía que hubiera visto un fantasma. -Yo creo que fue el perro  -dijo la sobrina tranquilamente-; -me contó que les tenía terror a los perros. Una vez lo persiguió una manada de perros Parias hasta un cementerio a orillas del Ganges, y tuvo que pasar la noche en una tumba recién abierta con los perros gruñendo y mostrándole los dientes o los hocicos llenos de espuma muy cerca de su cabeza. Lo suficiente para acobardar a cualquiera.
La novela improvisada era la especialidad de la niña…

12 comentarios:

  1. Genial... ahora me doy cuenta porqué JLBorges lo aprecia y lo nombra a Saki en "La Biblioteca de Babel"
    Juego de trivialidad descompuesta por la cruel intriga.
    La mente crea y vive /pasado y presente sin diferenciar la realidad.
    Celmiro Koryto

    ResponderEliminar
  2. Un excelente doble. Abrazo Mercedes Sáenz

    ResponderEliminar
  3. muy muy interesante el cuento me gusto muxo siga escribiendo lecturas como estas

    ResponderEliminar
  4. es un exelente escritor

    ResponderEliminar
  5. ¿quien relata la ventana abierta?

    ResponderEliminar
  6. en mi libro sale una pregunta ¿quien relata el cuento la ventana abierta? y tengo que hacer un trabajo para el colegio y necesito saber la respuetaaaa!!! :'(

    ResponderEliminar
  7. Para quien hizo la pregunta, el narrador es el autor, un narrador omnisciente. Me alegra mucho que la revista sirva para los estudiantes, comuniquense con nosotros y les enviaremos nuestros mensajes. Suerte estermann2004@gmail.com

    ResponderEliminar
  8. En primer lugar nadie relata un cuento. El RELATO es para los partidos de fútbol. Género NARRATIVO, subgénero: cuento. Por lo tanto se narra. En este caso como bien dice Ester Mann es un narrador ominsciente y externo. Pero el narrador no es el autor JAMÁS: el narrador es creado por el autor para narrar el cuento.
    Puedes preguntarle a cualquier profesor de literatura actualizado y te dirá eso :) suerte a todos, Dios los bendiga mucho.

    ResponderEliminar
  9. Espero que mi comentario anterior sobre la pregunta hecha no haya sonado soberbio, porque ahora lo leo y me parece como si yo quisiera decir "soy el mejor y ustedes son burros". Bueno, perdón si sonó así, no fue la intención. Suerte en todos y muy buen blog.

    ResponderEliminar
  10. Me pareció, genial este texto pero tengo una duda

    Pregunta: ¿Que Tipo De Narrador Tiene? el cuento? es una tarea de lengua que tengo y no lo entiendo!

    ResponderEliminar
  11. De qué genero es este cuento?

    ResponderEliminar
  12. Que cuento tan horrible

    ResponderEliminar