martes, 28 de junio de 2011

MARÍA NEGRONI


María Negroni. Nació en Rosario en 1951. Tiene un doctorado en Literatura Latinoamericana en la Universidad de Columbia. Actualmente enseña Literatura Latinoamericana en Sarah Lawrence Collage, Nueva York. En poesía ha publicado: De tanto desolar (1985); Per/canta (1989); La jaula bajo el trapo (1991); Islandia (1994); El viaje de la noche (1994), mención especial Premio Nacional de Poesía 1997; Diario Extranjero (2000); Maison des Ecrivains Etrangers (2001); Camera delle Meraviglie (2002); La ineptitud (2002); Night Journey (2002); Arte y fuga (2005); Andanza (2009); La boca del infierno (2010) y Cantar la nada (2011). Ensayos: Ciudad Gótica (1994); Museo Negro (1999); El testigo lúcido: La obra de sombra de Alejandra Pizarnik (2003) y Galería fantástica (Premio internacional de ensayo, 2010). Novelas: El sueño de Ursula (1998); La Anunciación (2007) y un libro en colaboración con el artista plástico argentino Jorge Macchi, Buenos Aires Tour (2004). Premios: Su libro Islandia recibió el premio del PEN American Center al mejor libro de poesía en traducción del año (Nueva York, 2001). Actualmente enseña Literatura Latinoamericana en Sarah Lawrence College, Nueva York.Presentaciones en nuestro ciclo: Poesía en el living de Recoleta en marzo de 2007 y en Literatura Viva en noviembre de 2009.
 El Oficio De Vivir





días

en que ya no me alcanza
cualquier cosa o una cosa

y una especie de congoja ciega
me ordena
         deshacer la cacería

dejar de lado el lujo
de aquello que no he dicho

la pena como calle
que no conduce a nadie

pronto
no quedará muy algo
en el paisaje

ni siquiera el arte
de darse por vencida

ah mi vida mi cielo
mi amargura

si soy capaz aún y no lo supe
si se lograra en mí lo que me sueña

---- de Cantar la nada, Bajo la luna, Buenos Aires, 2011

 La ciudad nómade

‘’’’’’’’’’’’’
Ut pictura poesis

habría que decir
un trazo
de ningún lado a ningún lado

o bien esa minúscula
alegoría de lo abstracto

el mundo
acaso
-----efímero
------------tejiendo

signos imprecisos
de un alfabeto olvidado

o estrellas
donde comienza el deseo

de no morir
y morir

esas ganas de arder
en lo incompleto

como un rojo que colmara
una ausencia con su ausencia

habría que decir lo que promete
una moneda a la absoluta
casa imaginaria

y trae siempre
lo que tuvo que traer

como deriva luminosa
de un fracaso

6 comentarios:

  1. Aclarando el mmmmmmm del anónimo...

    Poesía basada en lo incompleto que teje una trama a veces difícil de aunar pero con un modernismo lírico que más que versos son cantos.

    Celmiro Koryto

    ResponderEliminar
  2. En un mundo en que el habla es cada vez más limitada la reafirmación de la misma palabra me hace pensar dos veces en los muchos significados de las mismas.
    Mucha belleza en estos poemas.
    Cristina Feres

    ResponderEliminar
  3. María: la linea recta es solo para la geometría(lo dijo Saramago). Los fantasmas, ideas etc funcionan haciendo y deshaciendo como bien lo describes. Felicitaciones.
    Graciela Urcullu

    ResponderEliminar
  4. Que planteo , María . No sé si alguna vez alcazaremos a aprender ese oficio.
    Quizas pòr ello , anónimo puso mmmmmmmm.
    Muchas gracias.
    amelia arellano

    ResponderEliminar
  5. mmmm es una escupida para arriba..., sobre todo si es anónimo

    ResponderEliminar