jueves, 20 de mayo de 2010

GREGORY CORSO
 
       Cuerpos de ciudad


Poeta hablando consigo mismo en el espejo
 
 
Hola, soy yo ...
Se ha vuelto flagrantemente absurda
esta cacería de mí
creyendo que cuando fuera
cazado
descubriría no sólo a mí
sino todo un rebaño
más allá de mí, futuros de mí
toda una carretada
y todos los años
y adónde he llegado
a esta altura del tiempo
este no es el mismo espejo
    al que me asoméhace años
 
        es el espejo el que cambia
        no el pobre Gregory
 
Eh, en la vida
donde fui; fui
donde paré, paré
donde hablé, hablé
Cuando escuché, escuché
lo que comí, comí
lo que amé, amé
 
Pero qué pasa cuando
donde fui, no fui
donde paré, seguí, 
cuando hablé, escuché
cuando escuché, hablé
cuando ayuné, comí
y cuando amé...
        no quise odiar
 
Ahora veo a la gente
  como los ve la policía
 
También veo a las monjas como
  veo a los hare-krishnas
 
No tengo agente
no puedo ver que los poetas tengan agente
Sin embargo Ginsy, Ferl, tienen uno
y hacen montones de dinero gracias a ellos
 y fama también
¿Tal vez debiera tener un agente?/
¡ Guau!
Ni enbroma, Gregory, ¡¡¡sigue
pegado al poema!!!.
 
   de ""Poesía beat" antología
 
    corresponsal Susana Zazzetti
 
'''''''''''''''''''''''''''''''''

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada