miércoles, 7 de septiembre de 2011

Candela , por Eugenia Cabral






¡Alumbranos, Candela!
Que tu muerte sea la pólvora del pensamiento,
la sal de la voluntad,
para emprender una batalla incesante, indomable,
hasta lograr que ningún niño o niña,
ninguna adolescente y ningún joven,
sean víctimas de asesinatos mafiosos.
Sé que ahora vas a estar cerca de Soledad, de Marita
y de miles de otras criaturas.
Por favor, no se olviden de los que quedamos solos
sin ustedes,
los que quedamos débiles y oscuros,
sin ustedes.
¡Alumbranos, porque vas a ser la niña de todos
los que queremos una sociedad justa!
¡Hasta la Victoria Siempre, Candela!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada