lunes, 9 de abril de 2012

Julio Cortázar - poemas


Cortázar por Carpani



LA POESÍA DE  JULIO CORTÁZAR [1]

Salvo el crepúsculo es el último libro de Cortázar, nacido de una emotiva operación aleatoria sobre lo acumulado durante cuatro décadas: calles de Buenos Aires, habitaciones de París, cuadernos de seda amarilla, delicadas telarañas de mujeres, Eliot y Boshu, Lionel Hampton, Armstrong, pájaros Roc, pameos y meopas; páginas rescatadas de todos los rincones de una vida que su protagonista amó desordenadamente (…) Un poema de Basho da título a este libro: «Este camino / ya nadie lo recorre / salvo el crepúsculo». Un camino que, evidentemente, no es de dirección única. Nunca quise mariposas clavadas en un cartón; busco una ecología poética, atisbarme y a veces reconocerme desde mundos diferentes, desde cosas que sólo los poemas no habían olvidado y me guardaban como viejas fotografías fieles. No aceptar otro orden que el de las afinidades, otra cronología que la del corazón, otro horario que el de los encuentros a deshora, los verdaderos.

TRES  SONETOS  ERÓTICOS  (de la serie Salvo el crepúsculo)
                                 Para C. C., que paseaba por las
                                    calles de Nairobi, 
Su mono azul le ciñe la cintura,
le amanzana las nalgas y los senos,
la vuelve un muchachito y le da plenos
poderes de liviana arquitectura

Al viento va la cabellera oscura,
es toda fruta y es toda venenos;
el remar de sus muslos epicenos
inventa una fugaz piscicultura.

Amazona de mono azul, el arte
la fija en este rito paralelo,
cambiante estela a salvo de mudanza;

viejo poeta, mírala mirarte
con ojos que constelan otro cielo
donde no tiene puerto tu esperanza.


Soneto  Gótico

Esta vernácula excepción nocturna,
este arquetipo de candente frío,
quién sino tú merece el desafío
que urde una dentadura taciturna.

Semen luna y posesión vulturna
el moho de tu aliento, escalofrío
cuando abra tu garganta el cortafrío
de una sed que te vuelve vino y urna,

Todo sucede en un silencio ucrónico,
ceremonia de araña y de falena
danzando su inmovilidad sin mácula,

su recurrente espacio catatónico
en un horror final de luna llena.
Siempre serás Ligeia. Yo soy Drácula.

La  Ceremonia

Te desnudé entre llantos y temblores
sobre una cama abierta a lo infinito,
y si no tuve lástima del grito
ni de las súplicas o los rubores,

fui en cambio el alfarero en los albores,
el fuego y el azar. del lento rito,
sentí nacer bajo la arcilla el mito
del retorno a la fuente y a las flores,

En mis brazos tejiste la madeja
rumorosa del tiempo encadenado,
su eternidad de fuego recurrente;

no sé qué viste tú desde tu queja,
yo vi águilas y musgos, fui ese lado
del espejo en que canta la serpiente.

. . . . .

RECHIFLADO EN MI TRISTEZA (de la serie Con tangos)

                   …pesadumbre de barrios que han cambiado.
                                                       Homero Manzi, Sur

Te evoco y veo que has sido
en mi pobre vida paria
una buena biblioteca.

Te quedaste allá,
en Villa del Parque,
con Thomas Mann y Roberto Arlt y Dickson Carr,
con casi todas las novelas de Colette,
Rosamond Lehmann, Charles Morgan, Nigel Balchin,
Elías Castelnuovo y la edición
tan perfumada del pequeño
amarillo Larousse ilustrado,
donde por suerte todavía
no había entrado mi nombre.
(…)                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                   Nairobi, 1976

VEREDAS DE BUENOS AIRES  (de la serie Con tangos)

De pibes la llamamos la vereda
y a ella le gustó que la quisiéramos.
En su lomo sufrido dibujamos
tantas rayuelas.

Después, ya más compadres, taconeando,
dimos vuelta la manzana con la barra,
silbando fuerte para que la rubia
del almacén saliera a la ventana.

A mi tocó un día irme muy lejos
pero no me olvidé de las veredas.
Aquí o allá las siento en los tamangos
cómo la fiel caricia de mi tierra.

MILONGA  (de la serie Con tango)

Extraño la Cruz del Sur
cuando la sed me hace alzar la cabeza
para beber tu vino negro medianoche,
y extraño las esquinas con almacenes dormilones
donde el perfume de la yerba tiembla en la piel  del aire.

Comprender que eso está siempre allá
como un bolsillo donde a cada rato
la mano busca una monda el cortapluma el peine
la mano infatigable de una oscura memoria
que encuentra sus muertos.

La Cruz del Sur el mate amargo,
y las voces de amigos
usándose con otros.

(Cuando  escribí este poema todavía quedaban amigos en mi tierra; después los mataron o se perdieron en un silencioso burocrático o jubilatorio, se fueron silenciosos a vivir  al Canadá o a Suecia o están desaparecidos y sus nombres son apenas nombres de una interminable lista. Los dos últimos versos del poema están limados por el presente: ya ni siquiera puedo imaginar las  voces de esos amigos hablando con otras gentes. Ojalá fuera así. ¿Pero de qué estarían hablando, si hablan?) ( De Cortazar.)

LA MUFA   (de la serie Con tangos)

Vos ves la Cruz del Sur,
respirás el verano con su olor a duraznos,
y caminas de noche
mi pequeño fantasma silencioso
por ese Buenos Aires,

por ese siempre mismo Buenos Aires.
 . . . .

 Existe en Cortazar un sentido poético órfico y universal, atravesado por el lenguaje propio de Buenos Aires. Se me hace escuchar el sonido de esas palabras, que  llevan a una nueva lectura de lugares y libros  conocidos, o por conocer, descubrir  a
“esa siempre misma Buenos Aires”. 




[1] Extraído del Prefacio del libro Salvo el crepúsculo, de Julio Cortazar. Antología poética seleccionada por el autor y publicada luego de su muerte, en la que aparecen poemas de diferentes épocas, tonos y calidades. La primera edición es de 1984, la segunda de  1987. Los datos de edición provienen de Julio Cortazar y el hombre nuevo, de Graciela Maturo, 2004.

5 comentarios:

  1. Los sonetos eróticos son hermosos y melodiosos los cercanos al tango tiene el lunfardo bien entrelazado y rechiflado en mi tristeza paria de biblioteca con apellidos famosos la palabra exacta en el lenguaje adecuado.
    Siempre deleita su poesía.

    Celmiro Koryto

    ResponderEliminar
  2. "Descubrir a esa misma Buenos Aires" ...y el poeta pone música en las veredas, y las veredas de todos los días, ya no son las mismas.

    Olga Ajma

    ResponderEliminar
  3. No me gustan los sonetos. No me gustan las estructuras en el poema ...pero Cortazar , es
    Cortazar.
    Gracias por traerlo.
    amelia

    ResponderEliminar
  4. Cortázar hizo de la poesía, como César Vallejo, Federico García Lorca, Fernando Pessoa, el secreto de su vida, un secreto a voces. El poema cortazariano es, ante todo, expresión de lo posible: el otro yo, la otra realidad, el otro lenguaje.
    Una maravilla esta entrega de la Revista.
    MARITA RAGOZZA

    ResponderEliminar
  5. Anónimo ha dejado un nuevo comentario en su entrada "Julio Cortázar - poemas":

    Buenas! Podría jurar que he estado en este sitio web antes,
    pero después de navegar a través de él leyendo algunos
    mensajes me di cuenta de que es nuevo para mí. De todos modos, estoy
    contento de haberme encontrado con esta página. La añadiré
    en mis marcadores para volver de vez en cuando!

    ResponderEliminar