lunes, 17 de febrero de 2014

Washington Daniel Gorosito Pérez




TRINAR DE BANDONEÓN 
                      
Gestos huraños, nudos de sufrimiento
parecen leyes de la jungla citadina;
donde las ideas se tuercen,
como árboles temblorosos
ante el aroma a leña quemada
que trae el aire,
acompañado por los acordes
de un viejo pájaro tango
con su trinar de bandoneón
que trae melancolías piazzollianas.
Como un poema de polvo solar
las notas se alzan livianas.
Urbe y nostalgia
se extienden por la noche.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada