sábado, 11 de agosto de 2012

Amelia Arellano



 

VERDADES REVELADAS (Haití, enero de 2010)

“Cuando se miran de frente, los vertiginosos ojos claros de la muerte,
se dicen las verdades,  las bárbaras, terribles , amorosas crueldades...”

Gabriel Celaya

 En la Escuela de mi pueblo me enseñaron muchas cosas.
Los 10 mandamientos por ejemplo.
El  5º, el 2º y el 4º no se hacen.
El 3º ni el 7º, no se dicen.
El  1º, el 2º, el 6º, ni el 8º, no se no se preguntan.
El 9º y el 10º pueden hacerse pero no se dicen.

No se hace, no se dice, no se pregunta, no, no.
Dogmas de la fe, decían.
Aprendí que la gente cuando se muere se la entierra.
Se coloca en su tumba su nombre y apellido.
Se la invoca,  se le reza.

Me enseñaron que había una vez…
Que América era un crisol de razas.
Que había un país de plata, argenta. (¿Plata robada?)
Que Haití es un paraíso Terrenal.
Que hay guayabas, frutos del pan, mangos, muchos mangos.
(El mango es una fruta, aclaro)
Que hay flamencos, pelícanos y garcetas.
(Que los flamencos tienen las patas rojas, por mentir)
Que Clinton y Bush (1912) ayudan a reactivar el turismo.

Con la adultez a cuestas, aprendí.
Que hay blancos que son negros y negros que son blancos.
Que en Haití  una lengua oficial es  la castilla.
Que en criollo se le llama Repiblik Dayti.
Que el patrón vive en  el norte del Norte.
Que hay más negros que blancos.
Que la esperanza de vida es de 40 años.
Que hay más pobres que ricos.
Que de mil niños mueren 120.

Aprendí de las guerras.
Ley de migración 1936: hacer desaparecer negros.
(¿Aun hay judíos, negros y comunistas?)
Aprendí, que algunas, figuran en los anales de la Historia.
Otras, las mas pequeñas, no registran nombre, ni apellido.
Que hay hombres que sólo son un número.
Un número más, un número menos.
Más por menos, siempre da más.


Aprendí “que hoy he mirado los ojos claros de la muerte”
Y he repetido, sollozante, la verdad revelada por un cholo peruano.
“¿Con que valor voy a hablar de psicoanálisis?”

La luna esa noche,  se desangró en lágrimas negras.
Por eso , luce más pálida que nunca.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada