miércoles, 13 de marzo de 2013

POESÍA, ZAPATISMO Y UN NUEVO MUNDO- VIEJO QUE RESURGE



 


                                                               Washington Daniel Gorosito Pérez


                                 
                                           NUBARRONES EN CHIAPAS
                                                            Levantamiento Zapatista 1º/1/1994         
                                  
                         El viejo poeta indio recordaba:
                          todo era suspenso, calma, inmovilidad, silencio,
                          no había hombre, ni un animal, ni plantas,
                          no piedras, cuevas, barrancas, ni bosques,
                          solo el cielo existía.


                          Entonces vinieron Tepau y Gucumatz
                          conferenciaron sobre la vida y la claridad,
                          cómo se hará para que aclare y amanezca,
                          quién será el que produzca el alimento y el sustento.
   
                          La tierra fue creada,
                          se formaron montañas y valles,
                          brotaron cipresales, ceibales y pinares en la superficie.


                          Los arroyos corrieron libremente entre los cerros,
                          así terminó la creación de la tierra.
                          Luego hicieron a los animales pequeños del monte,
                          aves, venados, armadillos, quetzales, jaguares y tucanes.


                          … después le tocó al hombre,
                          de maíz amarillo y blanco se hizo su carne;
                          de masa der maíz se hicieron sus brazos y piernas,
                          se le depositó sabiduría y conocimiento;
                          éste es el origen y principio de la raza mayor.
                         Maya quiché y tus hermanos, tzeltal, lacandón, tzotzil,
                         orgullo ancestral, sabiduría,
                         dominio de la naturaleza, el cielo y la tierra.
                         ¿Por qué quieren qué mueras?
                         ¿Por qué muere el pasado?


                         ¿Realmente está muerto?
                         ¿Podrás morir realmente?
                         Con los brazos abiertos,
                         abierta la boca,
                         y al mundo abierto.
                         Sangre en las manos, la cara y el pecho.
                         Mirando el cielo.


                         Quizás vuelva el Ilhuicatl Tanatiuh.
                         El cielo en que se ve el sol.

                               
                                Publicado en Senderos Poéticos Hispanoamericanos
                          Colección Pléyade- Editorial Altair-Bs. As. Argentina- Año 2000

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada